DEFECTOS EN NEUMATICO

FORD

Atribuyen a neumático la causa de accidente

Modelo de la llanta había sido retirado del mercado

Alejandro Cano

17 de marzo de 2007
El modelo de la llanta supuestamente representaba un peligro. (Alejandro Cano/La Opinión)
ONTARIO.— Un neumático defectuoso pudo haber sido el responsable del accidente que cegó la vida de cinco personas el jueves pasado en la ciudad de Ontario, dijeron ayer las autoridades policiacas.

Las evidencias demostraron que la llanta trasera del lado izquierdo de la camioneta modelo Ford F-15 4x4 perdió la carnosidad y, posiblemente, provocó que el conductor perdiera el control para después chocar contra un árbol y luego una pared.

"Por el momento, es el factor primordial que estamos investigando", indicó Sean Cooper, portavoz de la Patrulla de Carreteras de California (CHP). "Es muy temprano para tener una conclusión. Posiblemente nos tome entre 60 y 90 días para tener un resultado".

El modelo de la llanta, Continental Contitrac AW P275/60R17, utilizada comúnmente en camionetas de doble tracción, fue retirado del mercado en 2002 por supuestamente representar un peligro para los conductores.

Según datos de la Oficina Nacional de Seguridad en el Tráfico en las Carreteras (NHTSA), los neumáticos, fabricados por la compañía Continental Tire North America (CTNA), tenían deficiencias de fábrica y explotaban fácilmente cuando no contaban con la presión suficiente.

"[Las llantas] podrían ocasionar que el conductor pierda el control del vehículo y causar accidentes que pudieran ser mortales", reportó entonces NHTSA.

Después de varios intentos hechos ayer, representantes de CTNA no pudieron ser contactados por La Opinión.

El accidente, ocurrido alrededor de las 6:00 a.m. del jueves en la Autopista 10 a la altura de la avenida Vineyard, provocó la muerte de René Camacho Peña, de 42 años y su esposa Prisca Malagón Camacho, de 40, su hijo Jordy Camacho Malagón, de 4 años, la cuñada Mercedes Malagón Ortiz, de 31 y su hija Raquel Malagón Camacho, de 9 años.

Dos menores de 3 y 10 años de edad, cuyas identidades no han sido reveladas, se recuperan en el Centro Médico Loma Linda, de la misma ciudad. Según Cooper, sus condiciones son "críticas pero estables".

"Alguien estaba vigilando por ellos, se salvaron de milagro. El infante estaba sentado en un asiento especial, sin duda eso le salvó la vida", indicó Cooper. "En la camioneta viajaban siete personas cuando solamente deberían viajar seis, por lo menos una persona no tenía abrochado el cinturón de seguridad", agregó.

Las autoridades revelaron que los tres adultos viajaban en la parte delantera de la cabina y probablemente tenían abrochados los cinturones, pero el impacto fue tan fuerte que el vehículo se partió en dos.

Tres de las víctimas se habían mudado a Ontario recientemente desde la ciudad de Madera. Según reportes, las víctimas se encontraban rumbo al trabajo de Malagón Ortiz, quien radicó en Baldwin Park por los últimos siete años.

"Tranquila, bien portada, nunca escuché problemas de ella. Siempre estaba pendiente de su hija", indicó Marcela Buenrostro, vecina de Malagón Ortiz. "No teníamos una relación de amistad, pero siempre nos saludábamos. Qué tragedia".

La barda que divide el complejo de apartamentos Waverly donde el vehículo chocó ha sido reparada. Del accidente sólo quedan las marcas de las llantas, el tronco de un árbol de eucalipto partido en dos, y los corazones de familiares y amigos de la familia Malagón por siempre destrozados. Es tal el dolor que sienten que no tienen fuerzas para brindar declaraciones a la prensa, aseguró un dirigente del hospital Loma Linda.

Fue precisamente la misma zona donde hace exactamente dos años un autobús de turismo y una compañía de bomberos de la ciudad de Upland chocaron y dejaron un hombre muerto y 26 personas heridas.

   

automecanico.com